Fortalecimiento Institucional

El objetivo del proyecto es que la FIO se haya establecido como una prestadora de servicios para sus miembros. La FIO pretende ser una organización que apoye desde su ámbito internacional la gestión de las instituciones de ombudsman. Para ello tiene que estar cerca de las necesidades y las prioridades de los DDHH en la región y tener una estructura ágil y dinámica.

La FIO fue fundada hace 20 años en 1995 con el fin de constituirse en un foro para la cooperación, el intercambio de experiencias y la promoción, difusión y fortalecimiento de la institución del ombudsman en Iberoamérica. Desde ese entonces hasta la fecha, han transcurrido grandes procesos de fortalecimiento, de tal manera que hoy los desafíos identificados son los siguientes (entre otros):

  • A diferencia de las defensorías, comisiones y procuradurías de derechos humanos nacionales, la FIO no cuenta con los mismos mecanismos para protección y promoción de derechos humanos. Las primeras tienen facultades que van desde la iniciativa legislativa hasta el acompañamiento y seguimiento a denuncias por violaciones a derechos humanos. La FIO por su naturaleza afronta el desafío de dar cumplimiento a su mandato enfocándose más en la divulgación, promoción y educación en derechos humanos.
  • Las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos cuentan con presupuestos para su funcionamiento asignados por los mismos estados. La FIO desde su inicio ha subsistido básicamente gracias al apoyo de la Cooperación Internacional y a contribuciones puntuales de algunos de sus afiliados. Sin embargo, no cuenta con un mecanismo regular y sostenido para su autogestión, lo que es un impedimento para proyectar y sostener la mayoría de sus actividades a mediano y largo plazo.
  • En los últimos años se observa una acentuada tendencia de recortes en el flujo de la cooperación para el desarrollo en la Región. El fuerte apoyo político y financiero que cobijó el origen de redes y organizaciones regionales de derechos humanos durante las dos décadas anteriores está en extinción y no hay indicadores que hagan suponer el cambio en dicha tendencia. Aunque la FIO no está en condición de -rescate-, como le está sucediendo a otras entidades en la región, incluso del mismo Sistema Interamericano de Derechos Humanos, es importante tener una visión de futuro optimizando y enriqueciendo lo que hasta ahora se ha venido haciendo desde la Federación. La coyuntura brinda la oportunidad de, en base a un inventario político e institucional, establecer prioridades, sistematizar procesos y proyectar acciones en base a un marco estratégico institucional. 5. El contexto actual brinda la oportunidad a la FIO para desarrollar un análisis que aborde los desafíos que enfrentan las Instituciones de Derechos Humanos de Iberoamérica, a partir de los nuevos paradigmas de los Derechos Humanos, buscando la consolidación de la Federación a partir del afianzamiento del rol y funciones de cada una de las instituciones partes de la FIO.

Para apoyar lograr este objetivo, PROFIO se comprometió de apoyar los siguientes procesos:

  1. Una nueva plataforma web
  2. Completar el archivo virtual y físico
  3. Encaminar procesos de reflexión sobre el futuro de la organización (planificación estratégica)