La transversalización de género

“La incorporación de la perspectiva de género debe hacerse siempre que se defiendan los derechos humanos de cualquier persona, y por ende, en todo el quehacer de las Defensorías es indispensable que existan instancias específicas de defensa, promoción y ampliación de los derechos humanos de las mujeres. La discriminación de las mujeres es una condición de las relaciones genéricas de la sociedad que atraviesa razas, etnias, clases sociales, credos políticos, religiosos, etáreos y personas con discapacidad; ello lo distingue de otras formas de violación a determinados grupos humanos”.

En la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer se acuñó el concepto de "mainstreaming" o "transversalidad de la perspectiva de género", que constituye una estrategia a mediano y largo plazo para acabar con las barreras estructurales que impiden una mejor distribución de los roles de hombres y mujeres.

La transversalidad de la perspectiva de género en las instituciones de defensa de los derechos humanos es sustancial, en tanto requiere una comprensión cabal de lo que implica la visión de género para que la diversidad de actuaciones de una gestión institucional no se contraponga con la garantía, el respeto y el goce de los derechos humanos de las mujeres, que muchas veces se ven vulnerados sin poder constatar tal dimensión a causa del permeado cultural y de las tradiciones tan fuertemente arraigadas en todos los órdenes, ya sean políticos, sociales, técnicos, etcétera.

La perspectiva de género contempla las necesidades, expectativas e intereses de las mujeres no sólo para posibilitar una mirada distinta a los problemas y soluciones de situaciones y conflictos que impactan de forma diferente a mujeres y varones, sino también para eliminar los obstáculos de hecho y de derecho que impiden la igualdad real de oportunidades y de trato entre los géneros y el pleno ejercicio de los derechos.

La Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO) reúne a defensorías del pueblo, procuradurías de Derechos Humanos y dirigentes de comisiones de Derechos Humanos de 20 países de Iberoamérica, con cerca de 100 oficinas de ombudsman a nivel nacional y sub nacional. Su misión es proteger y promover los derechos humanos, además de supervisar el cumplimiento de los deberes y obligaciones de la administración del Estado y la prestación de servicios públicos a la población.
Es claro que en Iberoamérica se han alcanzado importantes avances legales que promueven la igualdad entre mujeres y hombres. Sin embargo, para lograr que el derecho a la igualdad de género sea una realidad, aún hay un largo camino por recorrer.
Es por ello, que la FIO a través de la Red de Defensorías de Mujeres ha abogado por incluir la perspectiva de género en el quehacer de las Defensorías como política institucional de la mencionada federación. En este sentido, puede advertirse en el documento fundacional de la Red, que tiene como objetivo: “Incorporar la perspectiva de género”, proponiendo no solo el fortalecimiento de la protección, promoción y difusión de los derechos humanos de las mujeres para el logro de la igualdad real de oportunidades y de trato entre mujeres y varones, sino hace especial mención a la inclusión de la perspectiva de género en el quehacer institucional de la FIO.
Atendiendo a este especial compromiso, durante el segundo semestre del año 2013 y el 2014, la Red de Mujeres desarrolló con estrecha coordinación de Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit - GIZ, Agencia de Cooperación Alemana, a través del proyecto “Fortalecimiento de la Federación Iberoamericana del Ombudsman” (PROFIO), una capacitación destinada a la elaboración de planes individualizados de transversalización de la perspectiva de género en 11 instituciones miembros de la federación, proceso que por su relevancia se ha propuesto replicar durante el presente año en otras cinco instituciones.

En La Fuente5 Formato Web1er Taller Bs As Lg&Md Con Participante Esp Formato Web3er Taller Nic Equipo Pr Formato Web