Desde las defensorías del pueblo en la región andina y de toda América Latina la defensa de los derechos de los pueblos indígenas es una importante labor y compromiso. En abril de 2013 en la ciudad de Lima, Perú, la FIO realizó un primer gran evento de defensores del pueblo dedicado al derecho a la consulta previa de los pueblos indígenas. A partir de este momento, el tema ha sido enfocado desde diferentes ángulos y se han producido una serie de productos relacionados con ello.

El derecho a la consulta previa es el derecho fundamental que tienen los pueblos indígenas, cuando se toman medidas que sean susceptibles de afectar sus derechos y generar salvaguardas para su efectivo ejercicio a través del diálogo intercultural. . Es un instrumento para proteger su integridad cultural, social y económica y garantizar el derecho a la participación. Los procesos de consulta previa realizados sobre la base de los principios del respeto y el diálogo son un instrumento para la democracia, la prevención de conflictos, la inclusión social y el desarrollo sostenible. La adecuada implementación de la consulta previa en América Latina es una oportunidad para la deuda social de discriminación y falta de oportunidades con los pueblos indígenas que se refleja en situaciones de pobreza, marginación y escasa participación en los procesos de desarrollo.

Desde la cooperación alemana promovemos el fortalecimiento de los derechos de los pueblos indígenas y sus organizaciones, tanto a nivel político internacional como a través de proyectos nacionales y regionales, que aportan a la promoción del diálogo intercultural y la prevención de conflictos interculturales. Socios claves para lograr esto son las defensorías del pueblo. Nos orienta en ello la estrategia Nº 142: “La cooperación para el desarrollo con pueblos indígenas en América Latina y el Caribe”, que tiene por objetivo “reconocer y promover los derechos e intereses de poblaciones indígenas, en el marco de las normas definidas en el Convenio 169 de la OIT”.

Desde varios espacios internacionales como el Consejo Andino de Defensores del Pueblo o la Federación Iberoamericana del Ombudsman, las defensorías han impulsado el intercambio sobre buenas prácticas institucionales y experiencias exitosas.

Los resultados sistematizados y publicados de Buenas Prácticas Defensoriales se pueden descargar aquí.

También han creado espacios de reflexión sobre posibles estrategias conjuntas. Resultado de ello es la publicación:  “Estándares Regionales de Consulta Previa”, que presentan una recopilación valiosísima de criterios y pautas para organizar y supervisar procesos de consulta previa – a partir de la normativa internacional – pero con espacio y margen para aplicar estándares específicos establecidos en las legislaciones nacionales.