Grupo Temático: Conflictos Sociales

La conflictividad social en muchos países de América Latina afecta particularmente a las poblaciones vulnerables. Es una dinámica social que al identificar y atenderse oportunamente puede transformar de forma positiva la realidad social mediante el diálogo entre las partes y así superar asimetrías y permitir una garantía de los derechos humanos.

Debido a su mandato amplio de promover y proteger los derechos humanos, las defensorías del pueblo en los diferentes países se ocupan de diferentes formas de este fenómeno. La FIO con apoyo de PROFIO ha apoyado al intercambio sistemático de sus miembros sobre este tema con el fin de perfilar el rol del ombudsman en conflictos sociales. Para ello, desde PROFIO se han apoyado diferentes intercambios, talleres presenciales y finalmente la formación de un grupo temático.

A finales de 2016 se dio la primera reunión-taller realizado en la ciudad de La Paz, Bolivia, dedicado a perfilar el Rol del Ombudsman con la participación de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Guatemala, El Salvador y Portugal. Uno de los resultados más importantes  de este encuentro fue identificar los distintos modelos de intervención defensoríal frente a la conflictividad social.

Esto formó la base para un intercambio prolongado sobre esta temática en todo el 2017 con el fin de identificar bien los diferentes enfoques institucionales, modelos y prácticas de intervención antes, durante y después de un conflicto. de manera general se puede identificar el enfoque preventivo.

Defensorías con un enfoque preventivo buscan identificar y atender tempranamente a  las conflictividades, dar un seguimiento a su evolución mediante el contacto continuo con los actores involucrados, así como a través de sistemas de información que logran emitir alertas sobre su escalda. Este tipo de enfoque es de gran importancia para la FIO pues garantiza que previo a cualquier actuación se cuente con una comprensión profunda sobre las causas, el contexto socio-cultural, territorial e histórico de las partes involucradas, al igual que los derechos e intereses en juego. Este conocimiento permite que las intervenciones, independientemente del método utilizado tengan una mayor probabilidad de éxito, y logren prevenir la escalada del conflicto a escenarios de confrontación violenta y las posibles vulneraciones a los Derechos Humanos. Diferentes defensorías han avanzado en el diseño de estrategias y protocolos para la atención de la conflictividad en sus diferentes fases, incluyendo en los mismos las gestiones a adelantar en el marco de la protesta social, mecanismos de resolución como la facilitación del diálogo, la mediación, la instalación de mesas de negociación, coordinación de las diferentes instancias del Estado para la planificación de las acciones de intervención, entre otros.

Los resultados preliminares de este grupo de trabajo para construir el rol del ombudsman en conflictos sociales y las buenas prácticas de las instituciones participantes puede consultar aquí:

Trabajo comparativo sobre el rol del Ombudsman en los conflictos sociales

Anexo I: Matriz comparativa de modelos de intervención ante conflictos sociales