Los Derechos Humanos y la situación de los grupos vulnerables

Los DERECHOS HUMANOS son el principio rector de la política alemana de desarrollo. Son determinantes para los objetivos, programas y el procedimiento de la política alemana de desarrollo en la cooperación con los países contrapartes y a nivel internacional.
Los derechos humanos constituyen una base universal para una vida en dignidad, igualdad de derechos y libertad, valen de igual manera para todas las personas y garantizan a los seres humanos ser “liberados del temor y de la miseria” tal y como lo estipula la Declaración universal de Derechos Humanos de 1948. Asimismo, los derechos humanos garantizan también a los seres humanos poder elegir libremente los estilos de vida, la cultura y la religión, así como poder participar en la vida económica y social. Por lo tanto, los derechos humanos forman el marco de referencia para la política de desarrollo, ene le cual se fomentan de manera estratégica los derechos de la mujer, de los jóvenes, de las personas con discapacidad, de los pueblos indígenas y de otros grupos de personas discriminados. Sólo de esta manera la política de desarrollo puede contribuir al desarrollo sostenible.

La mayoría de los estados latinoamericanos ha firmado y ratificado las diferentes convenciones internacionales para la protección de los derechos humanos. Aparte de los dos grandes pactos de DDHH de las Naciones Unidas y de la Convención Americana con su Corte Interamericana de DDHH, también tienen vigencia casi global  algunas convenciones específicas para la protección de los derechos de grupos particularmente en riesgo, como los y las migrantes, víctimas de trata de personas, pueblos indígenas, niños, adolescentes, y mujeres. 
En paralelo a los compromisos internacionales, los países han emprendido estrategias nacionales para mejorar la situación de los derechos humanos por medio de políticas y estrategias de combate a la pobreza, políticas de inclusión social y mejora de la oferta educacional. Parte integral es también la creación de instituciones defensoriales (o Procuradurías de DDHH) con rango constitucional ante las cuales los ciudadanos y la población en general puede demandar el cumplimiento de sus derechos. 
A través de estas diferentes estrategias, los estados han logrado empujar una serie de desarrollos muy positivos. Según cifras actuales de Naciones Unidas, se ha reducido la pobreza en más de la mitad y se ha logrado garantizar el acceso a la educación primaria en un 95%. 12 de 20 países tienen un Índice de Desarrollo Humano alto y hasta muy alto  y otros siete están en el nivel medio. 

Sin embargo, aún con todos estos desarrollos positivos, siguen existiendo grandes problemas: desigualdad social, criminalidad y altísimos índices de violencia sobre todo en Centroamérica. Esto afecta de manera especial los grupos vulnerables: Mujeres, niños y adolescentes, pueblos indígenas, migrantes, grupos de la diversidad sexual.

Hoy en día existe la equidad de género ante la ley en todo Latino América. Al mismo tiempo, en muchos países las cifras de actos de violencia contra mujeres están creciendo en los últimos años. Si bien en cierto, en algunos países existen regulaciones legales y altas amenazas penales en casos de actos de violencia contra mujeres, estas medidas no tienen un efecto significativo hasta ahora. Tanto así, que 593 asesinatos de mujeres fueron registrados en 2013 sólo en Guatemala (78 más que en el año anterior) que tiene una población de 15 millones. En El Salvador la tasa de asesinatos es de 12 víctimas femeninas por 100.000 habitantes y 75% de los autores provienen del entorno familiar. Con ello El Salvador tiene la tasa de asesinatos de mujeres más alta en el mundo.
La amenaza para niños y adolescentes está demostrada por ejemplo, por la cifra muy alta de embarazos no deseados entre menores de edad. Según las estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), casi 30% de mujeres tienen su primer hijo a la edad de menos de 18 años; 40% de ellas sin planificarlo. Además de las consecuencias sociales para las mujeres jóvenes, especialmente la ruptura de la educación escolar, eso representa un gran riesgo para la salud de las madres como un indicio obvio de la carencia de acceso a previsión de la salud reproductiva. Hoy en día niños y adolescentes están desproporcionadamente afectados por la pobreza (cerca de 39%) y expuestos a riesgos muy graves, especialmente a diferentes formas de violencia. En el 2014 más de 60.000 niños y adolescentes de Centroamérica que habían huido de ataques violentos en sus países fueron capturados en la frontera a los Estados Unidos solos, y llevados a campos de acogida. Hasta el 2011 fueron un promedio cerca de 7.000 pero desde 2012 las cifras están creciendo y van a alcanzar una nueva marca máxima en este año.
Parecido a las mujeres, las personas LGBTI representan otro grupo cuya situación jurídica si bien se ha mejorado, sigue siendo discriminado sistemáticamente y enfrentado a ataques violentos. Casi en toda la región las prácticas sexuales entre personas del mismo sexo ya no están prohibidas por ley. Incluso en algunos países, como Argentina, las uniones y matrimonios del mismo sexo son aceptados jurídicamente. Sin embargo, grandes partes en las sociedades latinoamericanas están rechazando y combatiendo estos procesos positivos. Personas que se declaran oficialmente homosexual a menudo están excluidas de la sociedad y denominadas como enfermo o anormal. Estas son las circunstancias que fomentan el surgimiento de ataques violentos, especialmente contra personas trans, y actos discriminatorios, como por ejemplo detenciones arbitrarias o el rechazo de servicios de previsión de la salud. Parecido a las mujeres, con mayor frecuencia son víctimas de delitos de homicidio.
En todos los países los pueblos indígenas se encuentran entre las poblaciones más pobres. En promedio tienen escasa formación escolar y en general están excluidos de los procesos de decisiones políticas. Con frecuencia son víctimas de conflictos de recursos y expulsión y por allí en muchos casos su existencia se encuentra amenazada.
La mayoría de las/los migrantes en la región no tiene papeles reglamentarios y sólo están toleradas/os o no están detenidas/os en su tránsito. En esta situación fácilmente son víctimas de actos violentos, robos o trata de personas, mientras las/los autores no son castigadas/os. Se carece de datos exactos sobre ese tema y la cifra negra es alta.
En general las instituciones defensoriales (o instituciones de ombudsman) latinoamericanas no toman en consideración suficiente la protección de los derechos de dichos grupos vulnerables. Este hecho se debe a la carencia de las capacidades institucionales y personales de las instituciones de ombudsman que son necesarias para llevar a cabo esta tarea.

Tres de las cuatro redes temáticas de la FIO se dedican a estos grupos: Red de Mujeres, Red de Niñez y Adolescencia, Red de Migrantes y Víctimas de Trata y es objetivo del proyecto lograr mejorar la atención de las instituciones de ombudsman a estos grupos vulnerables y mejorar su situación.

Concepto Human Rights Approach 

Estrategia de DDHH del Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ)