Sistematización de los registros de quejas contenidos en los Informes Anuales de las Defensorías Iberoamericanas identificando los derechos y las instituciones más quejadas en los periodos 2011/2012, 2012/2013 y 2013/2014

La iniciativa nace con el propósito de identificar indicadores comunes de las quejas, peticiones, denuncias o reclamaciones de los ciudadanos, como quiera que sea su denominación, reportadas en los Informes Anuales que las Defensores del Pueblo, Procuradores, Raonadores, Comisionados y Presidentes de Comisiones Públicas de Derechos Humanos presentan cada año al Poder Legislativo o Congresos Nacionales de sus respectivos países con miras a la construcción de una base de datos que arroje información estadística comparativa en el ámbito Iberoamericano, teniendo en cuenta que una de las principales atribuciones de estas instituciones es la recepción y examen de las quejas que impliquen una violación de los derechos humanos. 

Para ello, se analizaron 51 informes de los periodos 2011/2012, 2012/2013 y 2013/2014 de las 20 Oficinas de Ombudsman en el ámbito nacional miembros de la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO). Puesto que la única fuente de información utilizada para el estudio fueron los Informes Anuales, el criterio fundamental para la sistematización ha sido que por lo menos se contará como mínimo con dos informes desarrollados por las defensorías en dichos periodos al momento de completar el estudio. 

El proceso de sistematización e identificación de variables comunes presentó grandes retos, pues si bien todas las instituciones reportan las quejas recibidas, no todas lo hacen de la misma forma; existiendo matices y/o diferencias en la tramitación y gestión interna; y en la clasificación y calificación de las quejas o denuncias. A pesar de ello, fue posible establecer lógicas similares en la tramitación y tratamiento de las quejas, que nos permitió identificar por ejemplo, las diferencias entre orientaciones y quejas; y en esta última los derechos más quejados o denunciados, y las instituciones más recurridas, como dos de los indicadores de mayor relevancia reportados por casi la totalidad de defensorías analizadas. 

Es importante señalar, que los datos estadísticos de las quejas reportadas por las defensorías en sus Informes Anuales nacen de un contexto social, económico, político determinado; y de marcos normativos e institucionales propios de cada defensoría que deben ser tomadas en consideración al momento de analizar los resultados de los hallazgos del presente estudio en su real dimensión, es decir, como exploratorios de las potencialidades de contar con indicadores consensuados para la construcción de una base de datos, como una herramienta útil y eficaz para identificar, analizar y evaluar problemáticas comunes de vulneración de derechos en la región en un mundo cada vez más globalizado y en donde “tú problema se convierte en mí problema”. 

La globalización viene marcando pautas en las relaciones de lo los Estados y sus distintas formas de intercambio, esta situación es expuesta por la Defensoría de los Habitantes de Costa Rica, quien resalta: “(…) como institución nacional de derechos humanos, tenemos la certeza de que hablar y pensar en el trabajo que hacemos en materia de derechos humanos no es algo que se puede quedar en el nivel local o doméstico. Sabemos que nuestro análisis debe trascender el entorno nacional, porque en el mundo globalizado ya no es posible explicar lo que sucede “adentro” sin conocer y comprender los insumos que vienen desde ´afuera´” . 

Y si bien las quejas no representan a cabalidad la compleja situación de los derechos humanos de cada país y de la región Iberoamericana en particular, si representa el accionar ciudadano frente a las defensorías ante una presunta o real amenaza o vulneración de un derecho humano; así como un descontento con la correcta administración de la cosa pública de aquellas personas que acuden a las defensorías. Aunque esto depende de muchos factores ajenos al presente estudio, lo importante es determinar el nivel de ciudadanía de Iberoamérica, es decir, medir su proceso de empoderamiento como sujeto de derecho y dentro de ese marco, la utilización del ombudsman como un mecanismo idóneo en la protección y defensa de los derechos humanos en el marco de la institucionalidad democrática. Del análisis de dicha variable se desprende las líneas generales de actuación e intervención de las defensorías en el tratamiento de los casos denunciados. 

Las quejas en sí y las posteriores recomendaciones efectuadas por las defensorías como resultado de la comprobación de la vulneración de un derecho son un llamado al Sector Público para que respete los derechos de las personas y enderece su camino hacia un Estado que responda a las necesidades de la población. Es así que, las denuncias, quejas o reclamaciones de los ciudadanos recibidas por las defensorías y su actuación de oficio configura una de las tareas de mayor importancia en la prevención, defensa y protección de los derechos humanos por parte de estas instituciones, aunque sólo visibiliza una pequeña parte de todo el trabajo que realizan en cumplimiento de sus mandatos constitucionales.

Informe final

Cuadros comparativos